El COMIPAZ participó de una inédita celebración

1 01UTC octubre, 2008

 

Judíos y Musulmanes celebraron juntos y el COMIPAZ acompañó a sus miembros en un evento sin precedentes en nuestro país.

Rosh Hashana es la celebración del comienzo del Año Nuevo para la Comunidad Judía, que este año celebra el inicio del 5769. Ramadán es el mes sagrado para la grey musulmana, que conmemora su finalización con la festividad de Id Al Fitr, la más importante del año musulmán.

Dada la coincidencia judíos y musulmanes de Córdoba decidieron celebrar juntos en un almuerzo.

 

Un inédito encuentro interreligioso ocurrió en Córdoba.

Por primera vez, las comunidades judías y musulmanas celebraron juntos Rosh Hashaná y el final de Ramadán, en un almuerzo conjunto que contó con la participación de la DAIA y el Centro Unión Israelita y el Congreso Judío Latinoamericano (CJL) por la comunidad judía y la Sociedad Musulmana de Socorros Mutuos, por la comunidad musulmana.

Estuvo presente también el gobernador Juan Schiaretti; el intendente de la ciudad, Daniel Giacomino, y el arzobispo de Córdoba, Carlos Ñáñez, entre otras destacadas personalidades. Rectores de la universidades, periodistas, personas de la cultura y la política de Córdoba se hicieron presente en este evento trascendente.

En sus discursos, los referentes religiosos y funcionarios destacaron la importancia de la reunión como un paso más para reafirmar la convivencia entre las diferentes creencias.

Claudio Epelman, Director del CJL expresó su deseo de que “este hecho único que reafirma que la convivencia entre judíos musulmanes es posible,  ilumine a otras latitudes para señalar el camino del entendimiento entre ambas confesiones”.

El presidente de la DAIA filial Córdoba, Ernesto Teicher, señaló que “Todo lo que sea para el trabajo del diálogo y vinculado con la paz y la unión entre los seres humanos es importante”.

Por su parte, Jihad Sleiman, presidente de la Sociedad Musulmana de Socorros Mutuos de Córdoba, indicó que “La reunión es importante porque refleja el compromiso de luchar por la paz, porque tenemos todos el mismo Dios y queremos llegar a lo que nos hemos propuesto que es el bienestar y la felicidad del hombre como objetivo final”.

Ver nota en La Voz del Interior