“Un abrigo al corazón” reunió a más de tres mil personas

19 19UTC agosto, 2013

abrigo

Unas 3 mil personas participaron de una nueva edición solidaria de “Un abrigo al corazón”, desarrollada en la Plaza de la Música de la ciudad de Córdoba.

El acto, organizado por el Ministerio de Desarrollo Social, y que contó con la adhesión de Cadena 3 y Día a Día, empezó a las 8 y culminó a las 13.

El viceintendente Marcelo Cossar, visitó a primera hora a las tejedoras y agradeció el trabajo solidario de los se acercaron a ayudar a quienes más lo necesitan.

El propósito de la iniciativa fue que todos los participantes tejieran cuadraditos de 20 x 20 centímetros que luego serán entregados al Comipaz para hacer frazadas que se repartirán en diferentes instituciones.

El ministro de Desarrollo Social, Carlos Passerini, en diálogo con Cadena 3 aseguró que se llenaron 100 bolsas con cuadraditos de lana.

“Fue una gran jornada solidaria”, valoró el funcionario provincial.

Sobre el escenario pasaron artistas de diferentes rubros, como: Roxana Carabajal, Nacho y Daniel, Doña Jovita y el grupo cuartetero Chébere.


Plantan un árbol para celebrar los 15 años del Comipaz

18 18UTC agosto, 2013

Para festejar que el COMIPAZ lleva quince años trabajando por la paz y la convivencia tolerante, un valor que la humanidad debería respetar siempre, el intendente Ramón Javier Mestre plantó un crespón en el Paseo Sobremonte, de la ciudad de Córdoba.

 

Lo hizo junto al rabino Marcelo Polakoff, el imán Alí Badrán, el padre Pedro Torres y el pastor Norberto Ruffa, integrantes de COMIPAZ y líderes religiosos de nuestra ciudad.

 

El acto oficial se desarrolló dentro de los festejos preparados por la Municipalidad de Córdoba para recordar los 440 años de la Fundación de la ciudad. En la ceremonia fueron resaltadas las propuestas reflexivas para trabajar por la paz que desarrolla COMIPAZ, una agrupación cordobesa que ha logrado que judíos, musulmanes, católicos, evangelistas, luteranos, ortodoxos, armenios e integrantes de la comunidad Baha’i compartan objetivos y destaquen como su principal objetivo el amor al prójimo.

 


El Comipaz celebró sus 15 años

14 14UTC agosto, 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El evento se llevó a cabo en el Auditorio de la Universidad Católica y contó con la participación de autoridades políticas, religiosas, Inadi y público en general.

El Comité Interreligioso por la Paz celebró ayer 15 años de su creación, un 18 de junio de 1998. Fue ese día cuando se produjo el encuentro histórico de las tres religiones: cristina, judía y musulmana.

Del evento, que se llevó a cabo en el auditorio de la Universidad Católica, participaron autoridades provinciales, municipales y religiosas, que rubricaron el denominado “Decálogo de la Paz”, además de Instituto contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) Delegación Córdoba.  

En la oportunidad, se realizó un repaso de las actividades llevadas a cabo a lo largo de los años, en tanto que el cierre estuvo a cargo de la Orquesta Municipal de Cuerdas que ofreció a los asistentes un exquisito repertorio.


El Gobernador de Córdoba adhirió a un Decálogo de Propuestas del Comipaz

14 14UTC agosto, 2013

El gobernador José Manuel de la Sota recibió a la Mesa Ejecutiva del Comité Interreligioso por la Paz. Estuvieron presentes el rabino Marcelo Polakoff; de la Sociedad Árabe Musulmana, Imán Alí Badrán; el Presbítero Pedro Torres y el Pastor Evangélico, Norberto Ruffa.

En la antesala del 15 aniversario del Comipaz, el gobernador José Manuel de la Sota recibió a la Mesa Ejecutiva del Comité Interreligioso por la Paz.

Con la presencia del rabino Marcelo Polakoff; de la Sociedad Árabe Musulmana, Imán Alí Badrán; el Presbítero Pedro Torres y el Pastor Evangélico, Norberto Ruffa, el mandatario adhirió a un “Decálogo de Propuestas Reflexivas para Trabajar por la Paz”, documento que fue rubricado por la totalidad de los miembros presentes.

“En este año 2013, en lo  que hay un camino de 15 años intensos y ricos, transitando en la vocación común de quienes intregramos el COMIPAZ, se desea formular un decálogo de propuestas reflexivas para trabajar por la Paz, que nos involcre en una dinámica activa en favor de ella”, afirma uno de los párrafos del texto.

El documento compromete a quienes lo rubricaron los siguientes puntos:

Esforzarse en establecer diálogos constructivos y constantes entre los hombres como una de las bases principales de la convivencia en Paz. La posibilidad de educarse en una actitud de diálogo impide que se ignoren temas, personas y pueblos. también implica promover el arreglo pacífico de los conflictos como una dinámica de convivencia en una sociedad que trabaja por la Paz en el encuentro respetuoso, que busca el entendimiento mutuo entre las personas y los pueblos.

Trabajar para asegurar que se respete la vida humana, su dignidad y su integridad física, psíquica y moral, en todas sus manifestaciones, ya que no puede haber Paz espiritual ni social, si ello no se busca y se organiza.

Ocuparse que se respeten integralmente los derechos humanos y las libertaades fundamentales, como presupuesto para una sociedad equilibrada.

Empeñarse por buscar los caminos que permitan erradicar la pobreza y el analfabetismo. Hay que ser liberadores de la sumisión que implica la miseria, el temor y la desesperanza y actuar como promotores del progreso personal, social y espiritual, en libertad.

Colaborar  en fortalecer las instituciones democráticas y velar para que se de una participación plena y plural de la comunidad y de las personas en la construcción de ciudadanía y convivencia social en Paz. Todo ello en una dinámica estatal que debe ser transparente y en la que los gobernantes rindan cuentas de la gestión de los asuntos públicos.

Ayudar a eliminar todas las formas de intolerancia y discriminación, basadas en la raza, color, sexo, idioma, discapacidades o cualquier otra condición.

Proteger el medioambiente como un capital que nos han prestado las generaciones futuras. No hacerlo condena a la humanidad presente y a la que vendrá, a no gozar de la Paz de un mundo vivo, asumido como un ámbito a compartir y preservar para todos.

Educar y educarnos en el respeto y fomento del derecho de todas las personas a poder ejercer y disfrutar de la libertad de expresión. Garantía esta esencial para asegurar el poder buscar difundir y recibir información e ideas porque ello enriquece el diálogo en Paz y nos enriquece culturalmente.

Ejercitar y promover los valores de la comprensión, el aprecio, la reconciliación y la solidaridad entre las personas y los pueblos, porque en ello radica la Paz, propia del encuentro fructífero en humanidad.

Asumir con tenacidad que la Paz es posible y aprender a tener la sabiduría que implica dicho desafío, transitando por el camino de la no violencia y que nos invita a asumirlo desde la fuerza del amor, de la verdad, y la justicia. Todo ello, en la alegría de la confraternidad plural y respetuosa que nos aúna.